La banca como modelo edadista

En el diario Valencia Plaza se ha publicado un interesante artículo de los profesores e investigadores del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local en la Universitat de València: Sacramento Pinazo y Joan Romero, que por su interés, actualidad y buen contenido lo mencionamos aquí.

El articulo se titula “La banca como modelo hostil, edadista y excluyente”. El artículo comienza diciendo:

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la declaración del Decenio 2020-2030 como Decenio del Envejecimiento Saludable. Su lema es “No dejar a nadie atrás”. Sin embargo, hace mucho tiempo que las entidades financieras están dejando atrás a millones de personas, fundamentalmente mayores, pero conviene no olvidar que este proceso sistémico de exclusión no afecta solamente a las personas mayores sino que es un espejo ante el que mirarnos porque afecta al conjunto de la ciudadanía.

Y continua diciendo o haciendo mención a

Las entidades financieras no están tratando a las personas más vulnerables con el respeto y la consideración debidas. (…) Simbolizan la expulsión y la segregación...

… reducción drástica de casi la mitad de las sucursales, dejando sin servicio a 4.450 municipios españoles, más de la mitad del total)…

Un proceso de hiperconcentración amparado por cuantiosas ayudas públicas destinadas a su rescate y a socializar pérdidas fruto de sus excesos, de su mala gestión y de la ausencia de controles rigurosos…

Hablamos de la imposición de un modelo de forma unilateral que acabará por atropellarnos a todos, que pervierte las bases más genuinas del pensamiento y de los valores del liberalismo y abre el camino a nuevas formas de entender el papel de los poderes públicos, la democracia y los derechos de ciudadanía…

Porque la hiperconcentración es lo contrario a la libre competencia…. Estos son los nuevos “imperios” del siglo XXI en esta fase del capitalismo…

Garantizar la igualdad de acceso para todas las personas, independientemente de la edad, es un elemento clave para asegurar que las personas sigan estando incluidas en esta sociedad cada vez más tecnológica…

En España las personas mayores de 65 años son el 19,77% de la población…

El Informe de UDP, “Las Personas mayores y la banca digital”, destacaba en 2019 que…el 83,2% decía preferir la atención presencial y personal…

Siete de cada 10 personas mayores en España no son usuarios de la banca en línea. El principal motivo por el que las personas mayores no utilizan internet tiene que ver con la ausencia de interés y de conocimientos para hacerlo (61,4%). A este le siguen otros: no disponer de ordenador/tablet (47,0%) o móvil con acceso a internet (33,7%)…

La exclusión financiera originada por el cierre de sucursales bancarias y la sustitución de la atención directa de los empleados por la tecnología, es una nueva forma de vulneración de derechos y maltrato hacia las personas…

Y termina diciendo:

En primer lugar, La Recesión de 2008 incrementó como nunca los niveles de desconfianza ciudadana en las entidades financieras. Según el Barómetro del CIS (Estudio 3344, Diciembre, 2021), la banca es uno de los principales problemas que existen actualmente en España.

En segundo lugar, parlamentos y gobiernos y otras instituciones públicas (desde el Banco de España a organismos reguladores de la competencia, pasando por defensores de los ciudadanos) deben hacer su trabajo y ocuparse de esta situación que tanto desasosiego y malestar genera.

En tercer lugar, debemos participar, compartir, comprometernos, exigir e impulsar estrategias de resistencia y de reivindicación de nuestros derechos como ciudadanos…

Leer el articulo completo en este enlace

Pero no debemos de olvidarnos de las gestiones con las Administraciones, Renta, …

1 Respuesta

  1. ¡Qué buen artículo¡ Y ¡qué interesante! A menudo, cuando leo algo como esto, tan bien expresado y que intenta remover las posiciones sociales (y las nuestras) hacia lugares más democráticos y humanos, me siento un poco obligado a expresar mi pensamiento, si creo que puedo enriquecer en algo lo que allí se mantiene. Este es el caso, porque el tema me ha hecho reflexionar muchas veces. Así que comparto lo que sigue, por si ello nos llevara a un diálogo enriquecedor. Casi siempre que leo algo relacionado con el tema de “la banca como modelo hostil, edadista y excluyente”, comulgando con casi todo lo que allí se suele decir, no dejo de echar en falta un elemento, a mi modo de ver, determinante. Solemos hablar sobre cómo “garantizar la igualdad (el subrayado es mío) de acceso a la Banca”. Y lo que se nos escapa es la libertad de acceso a ella. Me explico. Hoy ninguno de nosotros puede vivir sin la banca. La banca se nos ha hecho imprescindible: sin ella no nos llegaría el sueldo o la pensión, no podríamos pagar la luz, los impuestos, el agua, la calefacción,… Estoy dispuesto a rebajar ese comienzo de párrafo y cambiar el “ninguno” por “pocos de nosotros”, si alguien me hace ver que hay quienes no necesitan de la banca para las actividades citadas. La banca se nos ha hecho imprescindible. De otra manera, si alguien me trata mal y yo no le debo nada, antes bien al contrario, le voy a proporcionar su sustento y enriquecimiento (sería fácil traer a colación los miles de millones de euros ganados este año por la Banca Española), de otra manera, decía, me marcharía. La banca se nos ha hecho imprescindible. Y nuestra libertad ha volado. En las actuales circunstancias, ¿dónde voy a ir? Ya sé: a otra entidad bancaria, distinta mientras me acoge e igual a la anterior en pocos meses. Resumiendo, si puedo. La igualdad de acceso es uno de los lugares en los que en estos momentos está en juego nuestra dignidad, nuestra ciudadanía y nuestros derechos. La libertad de acceso es un paso más de esa dignidad.

Agregar comentario