El mundo está más triste y enfadado que nunca

Gallup ha publicado los resultados de su encuesta global que analiza la “temperatura emocional” del mundo.

La firma de análisis de investigación Gallup descubrió que la mayoría de las personas en todo el mundo ahora están más tristes, más enfadadas y más preocupadas que nunca, lo que potencialmente podría llevar a cambios en la salud mundial.

Tales emociones negativas podrían potencialmente llevar a cambios en la salud global. Los hallazgos del informe Estado de las emociones de 2018 provienen del análisis de datos de más de 151.000 entrevistas con adultos que viven en más de 140 países.

Gallup les hizo preguntas a los encuestados sobre cómo se sentían el día anterior a la encuesta, por ejemplo, si sonreían o se reían mucho o sentían tristeza o enfado. La compañía dijo que el número de personas que experimentaron enfado en el último año aumentó un 2 por ciento en comparación con el récord de 2017.

Tanto la preocupación como la tristeza también aumentaron en un uno por ciento. Las cifras establecen nuevos máximos históricos para las tres emociones negativas.

Investigaciones anteriores sugirieron que los sentimientos negativos pueden dañar la salud física de una persona. Algunos estudios asociaron la ira al mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Mientras tanto, los investigadores encontraron que la preocupación crónica y la tristeza pueden indicar trastornos de ansiedad y el desarrollo de la depresión. Tales condiciones mentales también se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Al observar los resultados del último estudio sobre el estado global de las emociones de Gallup, el mundo pronto verá una población mundial cada vez más insalubre. Si personas de diferentes países continúan sintiendo o experimentando emociones negativas, pueden surgir más problemas en el futuro.

La tristeza es contagiosa. Varios estudios sugirieron que una persona que muestra signos de tristeza podría afectar la reacción y la sensación de otras personas. Un estudio de 1985 mostró que cuando las personas sin depresión permanecían en una habitación con una persona que sufría incluso de depresión leve, eventualmente podían deprimirse.

Las personas se ven afectadas por los estados emocionales de los demás que los rodean. En algunos casos, puede tomar solo unos segundos afectar a alguien, según Psychology Today.

Pero los sentimientos negativos no son los únicos que se pueden compartir. Otro estudio en 2008 encontró que la felicidad se puede difundir en una comunidad.

Las pruebas mostraron que las personas que estaban rodeadas de individuos felices tenían más probabilidades de volverse felices en el futuro, incluso a una distancia de un kilómetro.

Publicado por Qmayor Magazine

No hay comentarios

Agregar comentario