Alguien tiene que decirlo

Tengo 82 años, 4 hijos, 11 nietos, 2 bisnietos y una habitación de 12 m2.

Ya no tengo mi casa, ni mis cosas queridas, pero sí quien me arregla la habitación, me hace la comida y la cama, me toma la tensión y me pesa.

Ya no tengo las risas de mis nietos, el verlos crecer, abrazarse y pelearse; algunos vienen a verme cada 15 días; otros, cada tres o cuatro meses; otros, nunca...

Ya no hago croquetas, ni huevos rellenos, ni rulos de carne picada, ni punto, ni crochet.

Aún tengo pasatiempo para hacer sudoku que entretienen algo.

No sé cuánto me quedará, pero debo acostumbrarme a está soledad; voy a terapia ocupacional y ayudo en lo que puedo a quienes están peor que yo, aunque no quiero intimar demasiado. Desaparecen con frecuencia.

Dicen que la vida se alarga cada vez más.

¿Para qué?

Cuando estoy sola, puedo mirar las fotos de mi familia y algunos recuerdos de casa que me he traído.

Y eso es todo.

Espero que las próximas generaciones vean que la familia se forma para tener un mañana (con los hijos) y devolver a nuestros padres el tiempo que nos regalaron al criarnos.

"Cuidar de quien ya cuidó de nosotros, es la mayor de las honras"

Atte: Tu Madre, Tu Abuela, o Quizás Tu o Yo, en un futuro...

Alguien tiene que decirlo

2 Respuestas

  1. Un texto con mucha tristeza, pero también con mucho realismo. Lo de "cuidar a quienes nos cuidaron", ya es una utopía en la mayoría de los casos. Los que tienen que cuidar no tienen tiempo y los que tenemos necesidad de ser cuidados, lo necesitamos durante "demasiado" tiempo. Es lo que tiene la "modernidad".
  2. Para los que todavía no estamos en ese momento de la vida pero vamos acercándonos es efectivamente algo en lo que pensamos a menudo. No sabemos siquiera si llegaremos, algunos no tenemos nietos y nuestros hijos están lejos, nos aferramos a poder tener la suerte de mantener nuestras actividades y recreos durante el mayor tiempo posible dependiendo claro está de como responda nuestro cuerpo y eso siempre sera una incógnita. No se puede echar de menos lo que no se ha tenido. Cada una tendremos que aceptar nuestra circunstancia y vivirla con la esperanza de que vamos a ser capaces..

Agregar comentario