Jornadas Preparación para la Jubilación

La preparación para la jubilación no es algo baladí. Tampoco es algo desconocido. Tal vez en nuestro entorno se piense que la jubilación es una meta, y, como tal, un final. De forma que ante el final no tenemos nada que plantear puesto que ya no hay nada después.

Pero resulta que las personas que se jubilan o que se prejubilan tiene todavía una vida por delante, frecuentemente mucha vida y, casi siempre, en buenas condiciones físicas y mentales.

Una sociedad que tienda constantemente hacia la justicia y hacia la igualdad no puede cerrar los ojos ante un problema de la envergadura de los colectivos de personas mayores. Lo contrario sería incumplir una de las misiones de los gobiernos: cuidar de sus ciudadanos y ciudadanas y promover la igualdad entre los mismos. Por otra parte sería un despilfarro ya que las personas mayores, en buen estado físico y mental, tienen capacidades de decisión, tienen conocimientos en ámbitos profesionales, culturales, políticos y en otros muchos campos, que pueden ser aprovechados.

Improvisar o prepararse