Salida cultural a Hondarribi y Oiasso

Como viene siendo habitual por estas fechas, el pasado 7 de mayo Hartu-Emanak realizó su primera salida cultural de este año a Hondarribi y Oiasso.

Estas salidas culturales están orientadas al encuentro con la cultura y su contexto geográfico, histórico, social y artístico. Sus objetivos son: adquirir conocimiento, apreciar y respetar el patrimonio cultural, valorar la relación entre historia, arte, y tradición, y disfrutar la vivencia compartiéndola con otras personas.

Se salió a las 9 horas desde el Arenal de Bilbao dirección Hondarribi donde mediante visitas explicadas se visitó:

  • En primer lugar la ermita de Guadalupe. Virgen negra, de donde le viene su nombre por semejanza en el color con la de Cáceres, ya que sus orígenes son distintos. La imagen de la Virgen con su hijo que se encontró policromada y de talla entera, y se cree que perteneció al mascarón de proa de algún barco. La referencia escrita más antigua se remonta a 1526 por la donación de seis ducados de oro de Juan Sebastián Elcano en su testamento.

La historia de la ermita está ligada a la tradición de la ciudad y a su festividad más conocida: el Alarde, que conmemora la victoria contra el sitio de las tropas francesas en 1638, al final de la Guerra de los Treinta Años. El Camino de Santiago por la Costa pasa por aquí atravesando Jaizquibel va hacia el Santo Cristo de Lezo.

Junto con las explicaciones se disfrutó de las impresionantes vistas de la bahía de Txingudi. Cerca de la ermita se halla una impresionante fortificación decimonónica construida junto a otros siete fuertes en diversas cimas entre 1876 y 1884 tras la tercera Guerra Carlista, para organizar las defensas de la frontera con Francia.

  • Murallas, casco antiguo y puerto la Marina.

En visita guiada se recorrieron las murallas y el casco antiguo. Desde la Puerta de San Nicolas siguiendo la muralla del siglo XVII, pasando por el baluarte de la Reina, calle Murrua, puerta de San Felipe también llamada de Santa María por la imagen de la virgen, plaza del Obispo con la Casa Etxebeste, palacio del siglo XIV-XV donde nació el obispo Cristóbal Rojas y Sandoval, hoy convertida en hotel.

Nagusia kalea con los palacios de Zuloaga (siglo XVIII, biblioteca municipal y archivo histórico), Ayuntamiento (barroco 1740), Palacio Casadevante (barroco siglo XVII), Iglesia de Ntra Sra del Manzano, plaza de Armas y Parador nacional,  Palacio de Eguiluz (también conocido como Casa de Juana la Loca), plaza de Gipuzkoa, y por la calle Santiago a terminar el recorrido en el barrio de la Marina.

 

Por la tarde después de comer y un descanso en Hondarribia se continuó en Irun donde se visitó:

  • Galerias romanas y hornos de Irugurutzeta

Un tren turístico nos aproximó desde el centro de la ciudad hasta el Barrio rural de Meaka, para visitar las galerías de la explotación minera de Aiako Harria (Peñas de Aya) de la época romana de extracción de galena argentífera, para la obtención de plata, aunque probablemente, ya los hombres de la Edad del Hierro fueron los primeros en explotar las vetas de mineral.

Posteriormente, visitando los diferentes hornos de calcinación de mineral de hierro, se explicaron las actividades mineras centradas en este mineral. Importante fuente de recursos. Fue a principios del siglo XX cuando se dio la mayor actividad de manos de los alemanes durante la segunda guerra mundial. El carbonato de hierro extraído era calcinado en los hornos de Irugurutzeta que lo convertían en óxido, antes de su transporte.

  • Museo romano de Oiasso

El nombre de Oiasso se conoce a través de autores como Estrabón, Plinio o Ptolomeo denominando con ello a la ciudad vascona y a la region. La identificación arqueológica ha sido muy tardía, a partir de 1996, mediante excavaciones en el casco histórico de la actual Irun, comprendiendo la ciudad romana una superficie urbana entre 12 y 15 hectáreas.

Asentamiento dinámico por un activo puerto, especialmente entre los años 70 y 200 de nuestra era, las explotaciones mineras de plata y cobre de Aiako Harria, necrópolis en el interior de la ermita de Santa Elena, fondeadero al pie del cabo de Higuer (Hondarribia), puente sobre el Bidasoa, y termas.

 

El viaje en el espacio es a la vez un viaje en el tiempo y contra el tiempo. Un lugar no es sólo su presente, sino también ese laberinto de tiempos y épocas diferentes que se entrecruzan en un paisaje y lo constituyen. Claudio Magris

No hay comentarios

Agregar comentario