Las pensiones, Derecho universal

El periódico Deia en su edición de hoy publica la siguiente carta al director:

La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue proclamada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, y desde entonces, tal y como se recoge en su artículo 25, “las Pensiones por desempleo, enfermedad, invalidez, viudedad, vejez y otros casos de pérdida de los medios de subsistencia por circunstancias independientes de la voluntad de las personas, son un Derecho”.

Siendo esto así, queda claro que es el Estado quien debe asegurar las Pensiones en las condiciones y situaciones señaladas en el citado artículo 25. Pero en España, no es el Estado el que aporta los recursos necesarios para el pago, entre otras, de las pensiones de jubilación. Estas no son un favor que nos hacen, pues es un Derecho. Y tampoco un regalo, pues somos los trabajadores y trabajadoras y los empresarios, quienes, mediante un sistema basado en la solidaridad, aportamos el dinero para pagar las pensiones, y si, como dicen, la “hucha se vacía”, pues que la llene el Gobierno, que es quien, según la Declaración Universal de los Derecho Humanos, tiene la obligación y la responsabilidad de garantizar dichas pensiones.

Por otra parte, en su artículo 30, la Declaración establece que “ningún Estado, o grupo de personas, podrá establecer ni desarrollar actividades o realizar actos tendentes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”. Así es que, por favor, señores del Gobierno, no nos vengan, sobre todo cuando están en campaña electoral, metiendo miedo con que, según a quien votemos, podemos perder las pensiones, porque, lo repito, son un DERECHO.

por Ismael Arnaiz

Acceder a la carta publicada aquí

No hay comentarios

Agregar comentario