La burbuja invisible de la soledad. Un fracaso social escondido bajo la alfombra

Un tweet del magistrado Joaquim Bosch ha saltado a los medios, y el problema de la soledad no deseada de los mayores está de nuevo de actualidad. "Cada vez me pasa más, como juez de guardia, encontrarme con cadáveres de ancianos que llevan muchos días muertos, en avanzado estado de descomposición. No sé si está fallando la intervención social o los lazos familiares. Pero indica el tipo de sociedad hacia el que nos dirigimos". El magistrado, requerido por los medios, amplió sus opiniones al respecto. “Hace una década lo veías de manera muy esporádica: personas que morían solas, en avanzado estado de descomposición”, explica Bosch. “Ahora nos encontramos con más casos. Igual son cuatro o cinco cada mes. No me atrevo a cuantificarlo, pero ya no es un hecho puntual”. El magistrado llamó a otros compañeros, a forenses y a funerarias. La respuesta, siempre la misma: todos le confirmaron que cada vez lo veían más.

Aunque el número de hogares en los que vive una persona mayor de 65 años sigue en aumento, determinar si esa persona sufre o no de soledad no deseada es difícil. Incluso es difícil determinar con exactitud qué es la soledad no deseada, y hasta qué punto una persona que vive en estas circunstancias precisa de apoyos sociales o de las administraciones para seguir adelante.

Para Javier Yangüas, doctor en psicología y experto en gerontología, "los ciudadanos no somos conscientes de los problemas que causan la soledad no deseada. Y la sociedad tiene que responder a los problemas que genera la soledad, tiene que crear estructuras, servicios, etcétera, pero también creo que es el propio individuo el que tiene que hacerse cargo de su propia soledad y gestionarla".

"Además, continúa Javier, a parte del sufrimiento que la soledad genera, las personas en situación de soledad tiene más riesgos de padecer enfermedades tanto psíquicas como físicas, aumenta la obesidad, consume más fármacos, tiene peor función, y unas consecuencias parecidas en términos de salud a las que ocasionan las situaciones de estrés crónico. Además, la soledad a veces está teñida de una sensación de fracaso y que al final de la vida uno esté solo es muy injusto. Que tu llegues al final de tu vida y te encuentres con que estás solo, es una especie de fracaso general, a no ser que quieras estar así".

El profesor y miembro del Grupo de Investigación sobre Envejecimiento (GIE-CSIC) Antonio Abellán, opina que "en España no hay un problema de soledad tan acuciante como en otros países de Europa, pero vamos a ello. La tendencia en que sigan creciendo los hogares donde viven personas solas, pero están creciendo los hogares donde viven parejas, ya que los hombres ahora se mueren menos. En todo caso, sería conveniente que ayuntamientos, comunidades o administración central desarrollen estrategias para abordar el tema. Sí hay organizaciones y entidades que actúan directamente contra el problema de la soledad, pero son casi testimoniales frente al número de mayores que viven en soledad".

Otra de las noticias que han puesto de actualidad este tema es la decisión del Reino Unido de…

Publicado en Mayor Actual el 25 de enero 2018

Para leer el artículo completo pinche aquí

EL RETO DE LA SOLEDAD EN LA VEJEZ

Articulo publicado en ZERBITZUAN 66, septiembre 2018, de Javier Yanguas Lezaun, Amaya Cilveti Sarasola, Sonia Hernández Chamorro, Sacramento Pinazo-Hernandis, Susanna Roig i Canals y Cristina Segura Talavera

No hay comentarios

Agregar comentario