El comportamiento un factor interviniente en la longevidad

El envejecimiento es un fenómeno, tanto poblacional como individual, cuya cabal investigación es interdisciplinar y, por tanto, la psicología es una de las disciplinas que contribuyen a su estudio. El objetivo esencial de la psicología es el de optimizar el funcionamiento humano a todo lo largo del ciclo de la vida promocionando un envejecimiento óptimo y saludable, así como previniendo potenciales déficit motores, cognitivos y/o emocionales y, en su caso, compensar efectos negativos y, como objetivo último, incrementar el bienestar y la calidad de vida del individuo.

Cabe también resaltar el éxito de los individuos en una serie de llamémosle “buenas prácticas” que han llevado, en aproximadamente 150 años, a duplicar la esperanza de vida al nacer (y, más aún, en España en solo el siglo XX) situándola próxima al potencial techo de vida estimado en nuestra especie

Las explicaciones sobre el fenómeno no esperado del envejecimiento y la supervivencia, “… indican que un 20-25% de variación de la amplitud de la vida puede ser atribuida a diferencias genéticas entre individuos”, lo cual, en efecto, permite estimar que un 75-80% sean atribuibles a condiciones ambientales a las que debemos añadir factores comportamentales.

Estudios experimentales ponen de manifiesto que las modificaciones que exigen “buenas prácticas” en los programas desarrollados para la promoción de estilos de vida saludables están asociados a condiciones comportamentales y de personalidad como la tenacidad, la estabilidad emocional y la positividad. Es plausible considerar que factores comportamentales pueden ser responsables, en cierta medida, de la longevidad y la supervivencia.

Extraído del artículo Longevidad y comportamiento publicado por Mayores UPD

No hay comentarios

Agregar comentario