Aporofobia. Una persona mayor haciendo lenguaje

Adela Cortina, 71 años, es filosofa y catedrática de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia y el pasado 22 de junio fue investida como nueva doctora ‘honoris causa’ de la Universidad de Salamanca por decisión del claustro de Doctores de la Universidad de Salamanca en una sesión presidida por el rector Ricardo Rivero.

En 2008 se convirtió en la primera mujer en ser miembro de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Además, a lo largo de su carrera ha obtenido las más prestigiosas becas alemanas, “Deutscher Akademischer Austauschdienst” y “Alexander von Humboldt-Stiftung”, con las que estudió a los creadores de la ética del discurso, disciplina en la que más tarde fue pionera en el mundo iberoamericano.

Ha acuñado voz aporofobia a traves de varios artículos de prensa en los que llama la atención sobre el hecho de que solemos llamar xenofobia o racismo al rechazo a inmigrantes o refugiados, cuando en realidad esa aversión no se produce por  su condición de extranjeros, sino porque son pobres.

Aporofobiaformado a partir de la voz griega á-poros, ‘sin recursos’ o ‘pobre’, y fobos, ‘miedo’significa ‘odio, miedo, repugnancia u hostilidad ante el pobre, el que no tiene recursos o el que está desamparado’. Esta voz está bien formada en español, por lo que no es necesario resaltarla con cursiva o comillas.

El término se acaba de incorporar al Diccionario de la lengua española y el pasado mes de septiembre el Senado español aprobó una moción en la que pide la inclusión de la aporofobia como circunstancia agravante en el Código Penal.

Aporofobia, el neologismo que da nombre al miedo, rechazo o aversión a los pobres, ha sido elegida palabra del año 2017 por la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia Efe y BBVA.

Esta es la quinta ocasión en la que la Fundéu BBVA da a conocer su palabra del año, escogida entre aquellos términos que han estado presentes en mayor o menor medida en la actualidad informativa durante los últimos meses y tienen, además, interés desde el punto de vista lingüístico.

Tras elegir escrache en 2013, selfi en 2014, refugiado en 2015 y populismo en 2016, el equipo de la Fundación ha optado en el 2017 por aporofobia, un término relativamente novedoso que alude, sin embargo, a una realidad social arraigada y muy antigua. Aporofobia pone nombre a una realidad.

«Conviene recordar —dice Muller (director general de la Fundación, Joaquín Muller)— la importancia de poner nombre a las cosas para hacerlas visibles. Si no lo tienen, esas realidades no existen o quedan difuminadas. No se pueden defender o denunciar. En esta ocasión, la filósofa valenciana ha hecho una gran aportación a la sociedad y al idioma, y Fundéu ha considerado que es merecedora de ser elegida palabra del año».

Adela Cortina explica el termino Aporofobia

No hay comentarios

Agregar comentario